Ser bilingüe y triunfar en el mercado laboral

¡Es hora de salir a llenarse los bolsillos!
Saber otros idiomas en un mundo que, gracias a la globalización, nos ha obligado a ser bilingües y a prácticamente olvidarnos de nuestra lengua materna, es definitivamente una gran ventaja al momento de buscar un nuevo empleo. Los números no mienten: actualmente, casi el 60% de las ofertas de empleo exigen que el candidato domine un segundo idioma. Pero ¿qué idiomas llevan la batuta? Nos pusimos a investigar y encontramos mucha información verdaderamente interesante, así podrás elegir el idioma (o idiomas) que más te convenga aprender para triunfar en el mercado laboral. A continuación, los frutos de nuestra investigación:

El candidato perfecto: cómo conseguirlo usando la ciencia del individuo.

¿Por qué no ponerlo en práctica en Latinoamérica?
Al abrir una vacante, los empleadores deben tener presente que es muy importante definir o delimitar las funciones que tendrá la persona que ocupará ese cargo. Esto no solo es necesario, sino que también da un valor agregado a la oferta de trabajo, es decir, mientras más definido esté el perfil y las funciones del cargo, más atractivo será para los posibles candidatos.

Orden al desorden

 
Es muy posible que en algún momento de nuestras vidas un poco de descuido haya originado algo de desorden, el cual, a su vez, haya podido ocasionar la pérdida de algún objeto, documento o hacernos olvidar una llamada importante.


Durante la adolescencia o incluso durante nuestros años universitarios, nuestro desorden quizás no nos haya causado problemas, pero en el trabajo puede llegar a convertirse en un hábito dañino y es necesario que sea corregido cuanto antes para evitar consecuencias lamentables que podrían devenir en el despido.

Para corregirlo, hemos planteado algunas sugerencias que probablemente cada persona maneje a su manera, pero que hasta ahora nos han dado excelentes resultados.

El diablo viste a la moda en el mundo real

Para nosotras, las amantes de la moda y las tendencias, el tema de la vestimenta para el trabajo puede resultar un poco complicado porque siempre entramos en la disyuntiva de ir con los clásicos (y a veces aburridos) trajes de taller, o arriesgarnos y usar las tendencias de moda para ir a la oficina.
¿Vale la pena arriesgarse? ¿Cambiar el sobrio traje de pantalón o falda con chaqueta está permitido? ¿Podemos vestirnos a la moda en el trabajo? Todas estas son preguntas que nos hacemos cada mañana o cada noche –dependiendo de la hora en que preparemos nuestro atuendo-. Para todas estas preguntas, la respuesta es ¡SÍ!, siempre y cuando tengamos un poco de mesura, que esté a la moda no significa que sea apropiado para el trabajo.

Cómo mantener el enfoque en tus metas


Todos en la vida tenemos un sueño por cumplir, bien sea a nivel estrictamente profesional o simplemente algún pensamiento de niños que se nos quedó forjado en la cabeza hasta la vida adulta. Muchas veces, para lograr tal preciado sueño, es necesario cumplir ciertas metas; si mi sueño de niño era convertirme en el mejor abogado, debo poner todo mi esfuerzo en ir a la universidad, estudiar, graduarme con las mejores calificaciones hasta finalmente conseguir el trabajo de mis sueños. Sin embargo, no todo es tan sencillo, por más que deseemos algo con todo el corazón, a veces la vida nos coloca obstáculos que nos dificultan el proceso y, por tanto, nos desmotiva a seguir cumpliendo las metas, simplemente porque el muro se nos puso muy alto.

La sinergia como mandamiento en el lugar de trabajo


“Ninguno de nosotros es tan importante como todos nosotros juntos”.
La sinergia es una palabra que todos hemos escuchado por lo menos una vez en nuestras vidas, pero ¿realmente conocemos su significado y todo lo que implica? El diccionario de la Real Academia Española define este concepto comouna acción de dos o más causas cuyo efecto es superior a la suma de los efectos individuales. El clásico ejemplo al explicar la sinergia es el siguiente: 2 + 2 = 5. ¿Aún no queda muy claro? En términos más simples, el esfuerzo de un grupo de personas siempre va a valer más que el de un individuo. La sinergia es clave para el trabajo en equipo y debería ser uno de los mandamientos diarios en el lugar de trabajo.

Ser jefe vs.ser líder

Ser un líder implica menos reacción en las situaciones difíciles y más
Luego de tantas vivencias, esfuerzos y tiempo invertido, finalmente estamos justo donde queremos estar. Nos sentimos plenos y satisfechos, pero con una gran responsabilidad porque tenemos a nuestro cargo un gran equipo de trabajo.

Es en este momento en el que debemos detenernos a pensar si verdaderamente queremos solo ser el jefe, aquella figura a la cual los empleados tratan con respeto, pero con un temor escondido o, sencillamente, ser el líder, alguien que con una actitud proactiva sabe manejar cualquier situación y puede entender que para lograr la prosperidad laboral debe evitar caer en los siguientes patrones: