¿Qué vendo? todo!

Una costumbre que deberíamos tener es,  luego de un tiempo de usarlo, vender lo que compremos.  Pues si, todo lo contrario a lo muchos estamos acostumbrados a hacer cuando decimos con orgullo: Mi nevera tiene catorce años, mi lavadora veinte, y así sucesivamente.  Eso  limita.

Si  lo que compres, lo  compras pensando que lo vas a vender, no solo cuidarás mas lo que tienes, para así poder sacarle el mayor rendimiento posible al momento de la venta, sino que también  mantendrás tu casa siempre a la moda y con los electrodomésticos y demás enseres en buen estado.   La continua renovación mantiene además, en positivo la energía que envuelve al ambiente, te ayuda a planificar lo que vas a hacer en los momentos sucesivos de presente y, a que las personas que habitan contigo y tu mismo, se sientan siempre a gusto, amén que practicarán el desapego y ayudarán a otros a tener cosas en buen estado, que quizás de otra forma no podrían tener.  Miles de ventajas!!

Para  lograrlo debes establecerte metas, de forma tal de ir creando el fondo necesario que te permitirá mantener actualizados tus enseres, cualesquiera ellos sean.  Debes tomar en cuenta que recuperarás una parte de la inversión mediante la venta del bien a cambiar y el resto de lo que cueste lo completarás con el fondo.   Puedes hacer que el fondo sea algo así como tu diezmo personal.  De cada monto que te ingrese te estableces guardar un tanto por ciento fijo, lo cual harás llueve truene o relampaguee.  El fondo puede ser también la medida del cambio.   Por ejemplo si el televisor que compraste ya cumplió la vida útil que le asignaste, empiezas a ver cual modelo lo va a remplazar, si en el fondo hay lo suficiente para pagar el nuevo televisor, lo cambias de una vez, mientras vendes el “viejito”  y el dinero que obtengas por la venta la colocas nuevamente en el fondo.   No importa que tengas dinero mas que suficiente, la idea del fondo atrae prosperidad.  Es guardar para gastar!

Los estadounidenses hacen algo similar con los carros (entre otros).  Cuando compran un carro nuevo lo hacen en una especie de leasing de forma tal que cuando vayan a cambiarlo ya han pagado parte del nuevo… y así sucesivamente.

Son diversas las técnicas que puedes usar hoy en día para  vender lo que tienes, también esto entrará dentro de la planificación, para unos objetos preferirás páginas electrónicas, para otros la prensa local  o el contacto directo con aquellos que sepas pueden estar interesados, de esa forma, además, irás adquiriendo experiencia en cada tipo de venta.   

Ten siempre presente que si tu lo vendes de la forma correcta siempre habré el que te lo compre. 

Buena venta!
susana colucci
horoscopia2000@yahoo.es